PARQUES INFANTILES DE BOLAS

ULTIMAS NOTICIAS
Comer sano, también con tupper: cómo actuar

Comer sano, también con tupper: cómo actuar

26.11.2015.

La crisis económica ha llevado a muchos padres a optar porque sus hijos lleven comida casera al colegio gracias a los tuppers. No es el menú confeccionado por los nutricionistas de los comedores escolares pero no tiene porqué ser comida de mala calidad. Ofrecemos una serie de consejos y hábitos alimentarios para que alimentar a los más pequeños de la manera más saludable posible.

Una dieta equilibrada debe contener al menos un 55% de hidratos de carbono (frutas, verduras, legumbres, arroz, pasta, patata, trigo o maíz), entre un 10 y un 15% de proteínas (leche, huevos, queso, pollo, pescado, arroz, patatas, lentejas o soja) y un 35% de grasas. Partiendo de esta base, hay que tener en cuenta que las necesidades nutricionales varían de un individuo a otro, dependiendo de la edad o del periodo de la vida en el que este se encuentre. Y en la dieta infantil hay que tener sumo cuidado con ello. La alimentación del niño repercutirá al 100% en su crecimiento y no nos podemos olvidar de ofrecerles alimentos ricos en minerales y vitaminas, imprescindibles para el organismo y más en la vida del estudiante.

Empujados por la actual coyuntura económica, muchos padres de los 1.138.390 estudiantes matriculados en centros no universitarios durante el presente curso en todo el territorio nacional (un 2,1% más que el año pasado), han optado ante la bajada del número de becas –solo en la Comunidad de Madrid, las ayudas al comedor se han reducido un 29,3%, una cifra que ronda entre los 16 y 18 millones de euros, según estimaciones del Ministerio de Educación- por combinar el comedor escolar con la comida traída desde casa en tuppers o tarteras o directamente que el niño coma en tuppers todos los días. Una solución más barata pero que hay que vigilar desde el primer momento.

Comer en tuppers no debe ser sinónimo de mala alimentación y así lo defienden muchos nutricionistas. Y es que, para algunos padres lo más fácil a la hora de cocinar y calentar son los filetes, las patatas o el arroz, que gusta tanto a los niños, pero no debemos ofrecerles solo eso en sus tuppers. No abusar ni de lo que es cómodo, ni de lo que les gusta. Debemos fomentar otros alimentos que tengan proteínas y vitaminas, como las verduras.

El día a día del niño debe empezar en el desayuno. Es fundamental que los niños desayunen adecuadamente, para que no lleguen con hambre al cole. Y, si es posible, en compañía de los padres. Los estudios científicos reflejan que los niños que desayunan adecuadamente tienen mejores hábitos nutricionales y menos tendencia a la obesidad. Desayunar cereales con alto contenido en fibra, leche o zumo de naranja, son valores seguros.

Como también lo es, la buena conservación de los alimentos, los niños pasan muchas horas en clase hasta que comen y por eso las condiciones de conservación son importantes. Si el niño se lleva yogures u otros alimentos fríos, se puede meter una tableta de hielo para que los alimentos aguanten bien la mañana. Mientras si el niño lleva varios alimentos, calientes y fríos, usar tuppers con varios compartimentos o separarlos en varios, con especial atención a productos como los huevos por los riesgos que conllevan.

Sin embargo, el problema viene con los más pequeños donde siempre debe haber adultos en los comedores escolares que supervisen cada tupper, es decir, que supervisen y ayuden a que el niño se caliente correctamente la comida. No deben hacerlo ellos solos. O por ejemplo si llevan fruta, que ayuden a pelársela ya que si la traen pelada de casa, ésta puede oxidarse.

Author: