PARQUES INFANTILES DE BOLAS

ULTIMAS NOTICIAS
La polémica de los deberes, ¿cuántos hacen los niños españoles y cuántos los europeos?

La polémica de los deberes, ¿cuántos hacen los niños españoles y cuántos los europeos?

02.12.2016.

Un estudio realizado por la OMS recientemente ha concluido que los deberes del colegio agobian más a las niñas que a los niños españoles. A nivel europeo, nuestro país se encuentra en cuarta posición en un listado de los países que más presionan a los alumnos. ¿Y los padres? Variedad de opiniones, aunque piden que se regulen.

El último Informe Pisa ha determinado que España es el país, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que más presiona a sus jóvenes de 15 años con la realización de deberes del colegio en casa. Los jóvenes españoles emplean unas seis horas y media semanales realizando tareas en el hogar, mientras que en Finlandia apenas echan tres horas semanales y encima obtienen mejores resultado académicos. ¿Qué explicación tienen estos resultados? Es cierto que quien más estudia más posibilidades tiene de obtener un mejor rendimiento, pero la saturación de más de siete horas diarias sentados frente a un libro podrá provocar efectos sobre la salud de los más pequeños.

Las nuevas tecnologías también han hecho mucho daño, pues el niño ha cambiado por completo su rutina diaria y ahora, una vez que acaba los excesivos deberes del colegio, en lugar de bajar a la calle a jugar o divertirse en nuestros parques infantiles en compañía de sus amigos, prefiere quedarse en casa jugando al ordenador o a la videoconsola.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es contundente. España es el noveno país Europeo en el que los niños/as de 11 años más presionados se sienten por los deberes del colegio, y el cuarto entre los niños/as de 13 a 15 años, solo por detrás de Malta, Macedonia y Eslovenia. Para ser más precisos, los niños de 11 años  (35%) se sienten más exigidos por las tareas de casa que las niñas de la misma edad (25%). No obstante, la pronta madurez de las niñas frente a los niños provoca que éstas obtengan mejores rendimientos académicos, ya que se toman más en serio su formación. Por ende, en los 13 años el 55% de las niñas y el 53% de los niños se sienten presionados, mientras que a partir de  los 15 años estos porcentajes aumentan, quedando las niñas en un 70% y los niños en un 60%.

La OMS alerta y es clara. Tantas horas realizando deberes del colegio en casa repercutirá directamente en la salud de los niños/as, ya que les generará un estrés que se verá reflejado en diversos síntomas físicos (dolor de cabeza, mareos, dolor de espalda, dolor abdominal) y psicológicos (tristeza, tensión, nerviosismo).

¿Y qué es lo que se percibe entre los padres de estos niños/as cuando se les pregunta directamente por los deberes del colegio? Malestar. Afirman que sus hijos no están disfrutando de su infancia por invertir tantas horas frente al libro, ya que acaban tan agotados que desisten de ir a jugar a nuestros parques infantiles. Además, todo esto también tiene una parte de desigualdades socioeconómicas detrás, ya que en función de la formación académica de los padres o de los abuelos (que pasan muchas horas por las tardes con los nietos), el niño/a podrá resolver sus dudas académicas y mejorar su formación. Los niños que no reciben apoyo en casa suelen presentan mayores dificultades a la hora de superar obstáculos en materias realmente complejas y que requieren muchas horas haciendo deberes del colegio en casa, como lengua y matemáticas.

El exceso de deberes del colegio y las actitudes que están tomando los niños/as, más de ejecutivos y empresarios que de niños como tal, les está conllevando en serios problemas para la salud. Esta es una prueba de que los niños también necesitan formarse en parcelas como el juego, la creatividad, la imaginación, el deporte y las relaciones socio-culturales con otros niños. Al gobierno español y a los padres de España hay que recalcarles sobre la importancia del ocio y de que los más pequeños visiten nuestros parques infantiles, porque en ellos volverán a descubrir que son niños y no pequeños ejecutivos.

Author: